Siempre se ha divulgado que la lectura es uno de los hábitos más bonitos y enriquecedores que hay en la vida, y es cierto.  A través de las letras que están plasmadas en los libros no solo se obtiene conocimiento, sino que también genera diversión en el lector, una emoción que se experimenta con frecuencia en la niñez y en la adultez. Pero este habito es olvidado y reemplazado por el ocio.

Encontrar conocimiento y diversión en un solo lugar deben ser motivos suficientes para mantener a los niños al alcance de los libros, sin embargo, la lectura en algunos infantes no es protagonista porque no les han señalado el verdadero camino de la diversión o simplemente no han seguido los consejos para motivar a los niños a leer.

Leer debe ser una experiencia divertida.

Frente a este tema, almadelibros.com se comunicó con Johana Cifuentes, fundadora del Colectivo ALasPalabras para conocer cuáles son sus consejos para motivar a los niños a leer: “Puede haber muchas maneras de hacerlo, creemos que una de las más importantes es la exposición natural y constante a los textos; esto quiere decir que leamos con ellos en espacios de disfrute, de comunión familiar; que leer no sea una imposición, y tampoco un afán por quererlos genios, o algo parecido; sino que leer signifique un momento de afecto y de realizar una actividad que disfrutemos mucho. Michéle Petit tiene una frase poderosa al respecto: “Lo único que podemos hacer es abrir libros frente a ellos, leérselos, hablarles de ellos, pero dejando a la lectura su parte secreta, como se la dejamos al amor. No puede forzarse nada”.

Los libros siempre deben permanecer al alcance de los niños. Foto: Andrés Barbudo.

Al tiempo, reveló que la cita de Michéle Petit resume las actividades que se pueden hacer con los niños: “Pues no se trata de disfrazarnos para hacerlo, de armar toda una escenografía, aunque esto puede ser llamativo y resultar atractivo, lo más importante es el momento de afecto que se geste entre los lectores”, dijo Cifuentes.

Al momento de querer incentivar el amor por la lectura en los niños en ocasiones resulta tedioso y complicado, debido a que los niños se dispersan, se aburren y no se logran captar su atención: “Creemos que es precisamente ese afán por querer incentivar, pues puede llevar a ejercer una presión dañina, que aleja, que desmotiva; es necesario ejercer la promoción de la lectura desde un ambiente emocional seguro, donde lo más importante sea el ser humano, con sus potencialidades, sus experiencias, sus historias, también sus temores y debilidades; y nuevamente, que la exposición a los textos sea constante, variada, que se relacione con los intereses de los lectores, que tenga en cuenta diferentes maneras de comunicar; esto es, no centrarse únicamente en material impreso narrativo, por ejemplo, sino dar cabida a diversas maneras de expresión y experiencias literarias”, puntualizó Cifuentes.

Leer produce creatividad y desarrollo de las habilidades cognitivas.

La lectura en la infancia trae consigo múltiples beneficios, como, por ejemplo, aumento de la creatividad y la curiosidad, optimización de las habilidades lingüísticas y cognitivas, mejoramiento de la concentración, entre otros. Jerson Acero, otro de los fundadores de AlasPalabras, manifestó que: “Los niños y las niñas que leen mejoran de modo significativo sus habilidades comunicativas: hablan con elocuencia, son buenos escuchas, son creativos a la hora de escribir. Además, la lectura es una buena forma de motivar y saciar su curiosidad. También, aporta en la expansión vertiginosa del vocabulario. Sin olvidar que puede convertirse en un pasatiempo de bajo riesgo: a nadie le preocupa la adicción a la lectura: nada de malo hay en ello. Asimismo, hay evidencia de que la lectura activa la memoria a corto y largo plazo, ayuda a reducir el estrés y la ansiedad, mejora las relaciones interpersonales …. Y así tendríamos una lista interminable”.

Asimismo, fue enfático al decir que todos, de alguna manera, somos conscientes de lo trascendental de la lectura para la vida de los niños y niñas. El asunto está en lograr ayudarlos para que sean lectores autónomos. Alguien que aprende y disfruta de la lectura ejercerá su ciudadanía viendo el mundo con ojos más críticos: No será presa fácil de engaños.

A continuación, te dejamos estos consejos para motivar a los niños a leer:

  1. Poner el ejemplo desde casa.
  2. Mantener siempre a la mano un libro o audiolibro.
  3. Leerles en voz alta.
  4. Llévalos a la biblioteca y a las librerías.
  5. Selecciona cuentos que sean de su agrado de acuerdo a su edad: animales, héroes, princesas, etcétera.
  6. Cómprales libros de comics o historietas. Aunque la mayoría de libros infantiles vienen ilustrados.
  7. Hay libros para colorear que traen historias.
  8. Pídeles que dibujen o realicen una manualidad sobre alguno de los personajes del cuento que leyeron.
  9. Pídeles que creen una historia con una palabra o sobre algo que les guste.

Por otra parte, el colectivo de académicos e investigadores de AlasPalabras, quienes se encargan de promover la lectura en los niños y que poseen su propia línea editorial que cuenta con 10 textos escolares, recomendaron libros y escritores para los infantes: “Nos gustan mucho los libros de los colombianos: Yolanda Reyes, Triunfo Arciniegas, Ivan Da Coll, Claudia Rueda, y de otros autores internacionales como Keiko Kasza (Es una de nuestras favoritas), Maurice Sendak, Roald Dahl, Gianni Rodari, Arnold Lobel, Antonio Orlando Rodríguez, Ana María Machado, entre otros”.

Libros