Les cuento que esta es la primera parte de una novela que me tiene súper enganchada porque me ha hecho recordar mi época universitaria en Bogotá y mis regresos a mi tierra natal. Además, es una historia bien contada, con un lenguaje coloquial en el que conoces el dialecto costeño y cachacho.

¿De qué trata? Esta una historia de amor y desamor. Después de que entre Diego y Manuela creciera un gran amor luego de conocerse en un concurso de publicidad y fueran la típica pareja inseparable, hubo un episodio que marcaría el fin de esta romance. Resulta que Manuela dejó plantado en el altar al que supuestamente era el amor de su vida, dejándole el corazón destrozado a Diego. Desde ese momento sus vidas tomaron caminos diferentes, pero con una profesión que los unía y debido a esto, el destino los vuelve a encontrar en el lugar que menos se esperaban.

Pues Diego llega a ocupar el cargo que Manuela soñaba dentro de la empresa en donde labora. Así es como luego de 5 años, el amor, el resentimiento, las dudas y el celo profesional se dan cita en un ambiente de oficina de marketing, en la que conoceremos detalles sobre la publicidad: vocabulario, vertientes, herramientas, estrategias, entre otras.

¿Qué sucederá con esta pareja? Eso lo sabrán si se la leen.