En cada departamento de Colombia se encuentran historias contadas por algún ciudadano que ha tenido la osadía de dedicarse al oficio de escribir, un arte que seduce, transporta, libera, apasiona, educa. Los 32 departamentos de Colombia, albergan a escritores que se han aventurado a relatar cuentos, dejar el alma en un poema, redactar una novela, entre otros. Algunos ya publicaron, y otros esperan tener la oportunidad de alcanzar el estrellado de las letras.

Este país le ha aportado a la literatura grandes obras literarias que se han inmortalizado a través de los tiempos, como por ejemplo, ‘Cien años de soledad’ del Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez; ‘La vorágine’ de José Eustaquio Rivera; ‘María’ de Jorge Isaacs, ‘La marquesa de Yolombó’ de Tomás Carrasquilla, entre otros. Asimismo, se destacan escritores de varias zonas del país como Mario Mendoza, William Ospina, Héctor Abad Faciollence, Germán Castro Caycedo, Laura Restrepo, Piedad Bonnet, Fernando Soto Aparicio.  Juan Gabriel Vásquez, Rafael Pombo, Fernando Vallejo, Álvaro Mutis, Fernando Quíroz, Tomás Gonzáles, León de Greiff, Andrés Caicedo, y la lista continua.

El mes de julio está dedicado a la pluma de los autores colombianos, por eso, Alma de Libros seleccionó algunas obras literarias de los escritores de este país.

EL RUIDO DE LAS COSAS AL CAER, JUAN GABRIEL VÁSQUEZ

Tan pronto conoce a Ricardo Laverde, el joven Antonio Yammara comprende que en el pasado de su nuevo amigo hay un secreto, o quizá varios. Su atracción por la misteriosa vida de Laverde, nacida al hilo de sus encuentros en un billar, se transforma en verdadera obsesión el día en que éste es asesinado. Convencido de que resolver el enigma de Laverde le señalará un camino en su encrucijada vital, Yammara emprende una investigación que se remonta a los primeros años setenta, cuando una generación de jóvenes idealistas fue testigo del nacimiento de un negocio que acabaría por llevar a Colombia —y al mundo— al borde del abismo. Años después, la exótica fuga de un hipopótamo, último vestigio del imposible zoológico con el que Pablo Escobar exhibía su poder, es la chispa que lleva a Yammara a contar su historia y la de Ricardo Laverde, tratando de averiguar cómo el negocio del narcotráfico marcó la vida privada de quienes nacieron con él. El ruido de las cosas al caer es la historia de una amistad frustrada. Pero es también una doble historia de amor en tiempos poco propicios, y también una radiografía de una generación atrapada en el miedo, y también una investigación llena de suspense en el pasado de un hombre y el de un país.

EL OLVIDO QUE SEREMOS, HÉCTOR ABAD FACIOLINCE

https://www.planetadelibros.com.co/libro-el-olvido-que-seremos-td/200424#:~:text=Sinopsis%20de%20El%20olvido%20que%20seremos%20T.D.%3A&text=El%20olvido%20que%20seremos%20es,muerte%20de%20un%20ser%20excepcional.

El médico Héctor Abad Gómez dedicó sus últimos años, hasta el mismo día en que cayó asesinado en pleno centro de Medellín, a la defensa de la igualdad social y los derechos humanos. El olvido que seremos es la reconstrucción amorosa y paciente de un personaje; está lleno de sonrisas y canta el placer de vivir, pero muestra también la tristeza y la rabia que provoca la muerte de un ser excepcional.

DELIRIO, LAURA RESTREPO

Luego de que Aguilar, esposo de Agustina, regresa de un viaje encuentra que su compañera de vida ha  perdido la cordura sin razón alguna.

✔️Agustina pertenece a una familia aristocrática, mientras que Aguilar es un profesor de literatura que abandona su profesión para dedicarse completamente a cuidar de su esposa.

✔️La historia se desarrolla en Colombia durante la época de Pablo Escobar, personaje que está involucrado con la familia de Agustina.

✔️Laura Restrepo retrata la violencia, el narcotráfico y la lucha de las clases sociales en Colombia.

✔️El amor de Aguilar hacia a Agustina es evidente, razón por la cual permanece con ella e inicia una investigación para saber de dónde proviene su locura y lograr sus sanación.

MIENTRAS LLUEVE, FERNANDO SOTO APARICIO

A Celina Franco Valdibia la condenaron a 24 años de cárcel por la muerte de su marido, un hombre de 65 años con el cual su madre la obligó a casarse a cambio de dinero. Celina estaba enamorada de Fernando, y cuando su esposo se enteró de la traición le puso una trampa. 

La presidiaria narra la historia de su vida en prisión y lo que fue parte de su juventud, revelando sus amores, miedos, problemas familiares y la vida de sus compañeras de celda. Cuando la trasladan a Bogotá, planea un escape con sus amigas de la prisión y pasan una serie de dificultades para sobrevivir, lo que las conlleva a convertirse en prostitutas.

Luego de un tiempo aparece el gran amor de Celina, Fernando, quien encuentra los diarios. 

DIARIO DEL FIN DEL MUNDO, MARIO MENDOZA

Esta historia transcurre cuando Mario Mendoza, quien se representa así mismo en la obra, recibe un mensaje de un viejo amigo de la universidad: Daniel Klein. Ambos intercambiarán correos recordando los momentos que compartieron en sus años de academia.  Entre esos recuerdos traerán a colación la confesión de una traición para obtener el amor de una mujer, Carmen Andreu, quien fue amante amante de los dos amigos. Más adelante, Mario entrará en una exploración de esta relación y se encontrará con la sorpresa de que tuvo un hijo con Carmen; también sabrá del paradero de ambos. ¿Qué sucederá? En el libro está el de ambos. ¿Qué sucederá? En el libro está el desenlace.  

DONDE NADIE ME ESPERE, PIEDAD BONNETT

Gabriel es un hombre solitario desde la adolescencia y que a sus 31 años decide renunciar a todo para iniciar un nuevo camino, el cual lo llevará a conocer lugares inhóspitos y a vivir en la indigencia hasta convertirse en la persona que desea ser. Él también ha tenido que permanecer en un centro psiquiátrico debido a una aparente enfermedad mental que padece. Asimismo, vive desolado por la muerte de su madre y su hermana melliza a quien amó con todas sus fuerzas (es una historia de hermana incondicional pero muy desgarradora y conmovedora) . Por otra parte, su padre es un alcohólico al que él no quería imitar.