Novela: Los abismos.

Autora: Pilar Quintana.

Reseña

En la niñez se construyen momentos memorables que inciden en el comportamiento futuro, y se levantan abismos con deseos de saltar para evadir los traumas producidos por las decisiones de quienes se encargan de la crianza. En la infancia también pesa la vida, y es posible estrellarse contra el precipicio de una familia en brumas que está sumida en el dolor, el miedo, la incomprensión, la depresión, la incomunicación y la no aceptación del error que se esconde en el silencio de una casa en la que solo hablan las plantas.

De eso nos habla ‘Los abismos’, una novela que está bordeada por la calidez y la vida que emanan las matas, pese a que sus cuidadores están muriendo lentamente detrás de un matorral. Claudia es una niña que vive el desmoronamiento de su familia y lucha en silencio por comprender el mutismo de su padre, a quien en ocasiones lo ve como un ogro; al tiempo que intenta entender el encierro de su madre, sus deseos ocultos de no vivir y controlar el odio suscitado hacia ella. El reflejo de las emociones que guarda la pequeña son exteriorizadas en el comportamiento que tiene con su muñeca Paulina. La aparente ingenuidad de Claudia está combinada con una madurez prematura, debido a los episodios vistos en las colinas de sus padres. Los silencios la llevan a adivinar el futuro hasta el punto de crear escenas terroríficas en su mente.

Entre las líneas de esta obra se descubre que las acciones de los padres repercuten en el crecimiento, levantando abismos a los que se desea dejarse caer sin atajos. También se contempla la desintegración de un hogar debido a la infidelidad, falta de comunicación y la depresión. También se abre un debate sobre el rol de la mujer y la falsa creencia de que los niños no saben ni se dan cuenta de nada.  

“Entonces lo vi en sus ojos. El abismo dentro de ella”. Pilar Quintana.