La moda en todos los tiempos ha sido calificada como superficial. Así mismo, se concibe que ésta es de interés exclusivo de las masas que pertenecen a ámbitos alejados de la intelectualidad, por lo tanto, se asume que interesarse por el vestuario es algo trivial porque no educa. Ignorando que la moda también cumple una función social y cultural, debido a que a través de la ropa se pueden distinguir etnias, estratos socioeconómicos, comunidades, culturas, entre otras. Del mismo modo, se puede considerar que la moda es otra forma de hacer arte y también es una pieza fundamental para documentar los cambios de cada época.

Pese a los argumentos que conllevaron a la trivialización de la moda, desde la antigüedad el ropaje se aprovecha para caracterizar a diversos personajes que han trascendido en la literatura. Los zapatos, los accesorios, el peinado, el maquillaje y la ropa, le proporcionan una identidad a cada protagonista que los escritores crean en sus historias. Y gracias a la moda cada generación conoce las diferentes épocas e identifica los rasgos de la personalidad de los personajes.  

Gracias a la indumentaria descrita ‘Anna Karenina’, de León Tolstoi; ‘Orgullo y prejuicio’, de Jane Austen; ‘Los miserables’, de Víctor Hugo; ‘La odisea’, de Homero, y entre otras obras, los lectores han podido viajar en el tiempo y conocer la transformación de la sociedad a través de la ropa. Y sin el vestuario característico de ‘Alicia en el País de las Maravillas’ de Lewis Carrol; los personajes descritos en los cuentos de los hermanos Grimm; y de ‘El principito’, de Antoine de Saint-Exupéry, tal vez sus historias no habrían sido tan llamativas para los niños y jóvenes.

¿Qué han dicho los escritores de la moda?

Virginia Woolf

“La ropa tiene oficios y usos más importantes que simplemente para mantenernos calientes; ellos cambian nuestra visión del mundo y la visión del mundo de nosotros”, escribió Virginia Woolf en ‘Orlando’, una historia que gira entorno a la vida de Vita Sackville-West, una escritora y aristocrata con quien la auotra sostuvo una relación sentimental. En esta novela se abordan temas como la homosexualidad, la sexualidad femenina y la labor que desempeña la mujer dentro de la sociedad.

Oscar Wilde

“La moda es una forma de fealdad tan intolerable que tenemos que modificar cada seis meses. Algunos causan felicidad dondequiera que vayan; otros cuando se van”, así lo expresó el autor de la célebre novela ‘El retrato de Dorian Gray’, en su ensayo “The Philosophy of Dress”. Wilde también fue fuente de inspiración de la colección 2017 de McQueen, debido a que sus sombreros de ala ancha y su estilo al vestir llamaba la atención.

Truman Capote

“Era una tarde cálida, casi verano, y llevaba un delgado vestido negro, sandalias negras, un collar de perlas. A pesar de su elegante delgadez, tenía salud con aires de solo cereal para el desayuno, una limpieza de jabón y limón, un rugido rosado oscurecido en las mejillas “, así describió el autor a su personaje Holly Golightly en la novela ‘Desayuno en Tiffany’s, obra en la que se destacó el glamour y la predilección por el vestido negro.

Franz Kafka

El autor  de ‘La metamorfosis’, hizo referencia sobre las prendas clásicas y básicas que favorecen a la siluet  en “The Clothes”.

Mark Twain

El escritor de obras importantes obras como ‘Las aventuras de Tom Sawyer’, ‘Las aventuras de Huckleberry Finn, y otras dijo: “La ropa hace al hombre, las personas desnudas tienen poca o ninguna influencia en la sociedad”. También expresó “Vistete para el trabajo que quieres tener”, en su obra “The Czar’s Soliloquy”.

Libros sobre moda

Sinopsis: “la joven modista Sira Quiroga abandona Madrid en los meses previos a la Guerra Civil, arrastrada por el amor desbocado hacia un hombre. Juntos se instalan en Tánger, una ciudad mundana, exótica y vibrante donde todo lo impensable puede hacerse realidad. Incluso la traición y el abandono”.

El diablo viste a la moda

Sinopsis: El diablo viste a la moda’ narra la historia de una joven estadounidense llamada Andrea Sachs, quien se acaba de licenciar de periodismo en la Universidad de Brown y viaja a la gran ciudad en busca de empleo donde envía su currículum a varias compañías editoriales. … Andrea, ávida de deseos de trabajar y aprender, acepta”.

Diario de una vecina buena

Sinopsis: Janna y Maudie poco o nada tienen en común. Janna, una mujer madura pero aún atractiva, dedica todos sus esfuerzos a una actividad profesional que en apariencia le permite realizarse. Maudie, una viejecita encorvada por los años y los sacrificios, se mantiene viva gracias al orgullo indomable que a menudo malogra sus relaciones con el mundo. Del encuentro entre ambas nace una relación de amistad que descubre el lazo común entre las dos: una ternura secreta, tímida y casi indecible que busca explayarse y que Doris Lessing perfila con palabras justas y bellas, dignas de una gran narradora.

Vestuario inspirado en libros